José Antonio Carrasco

Liberator José Antonio

José Antonio.

 

Conoce a José Antonio
Edad: 43
País: España
Hemofilia A
Reto: Subir el pico más alto de la Península Ibérica

Me llamo José Antonio y nací en la ciudad de Alicante (España). A los siete meses de edad, mi familia se trasladó a Madrid por mi enfermedad, la hemofilia, para estar más cerca de mi hospital de referencia, donde tratan mi patología desde entonces.

Desde pequeño fui un niño muy feliz, jugaba y corría igual que los demás niños, asumiendo quizás mi propio riesgo. Lo que aprendí en mi niñez, me ha ayudado sin duda a tener éxito después. El lema de vida, el que me ha hecho conseguir cosas imposibles, siempre ha sido “mi miedo es mi aliado y mi valentía es mi poder“.

Hoy en día soy dueño de una vida complicada, pero a base de actitud y perseverancia he logrado mi sueño: escribir un libro sobre mi vida. Mi gran reto es subir el pico más alto de la Península Ibérica, el Mulhacén, situado a 3.478 metros de altura, y ofrecerle a mi papá un ejemplar de mi libro mirando al cielo, ya que desde allí él me protege.

BLOG POST

Un sueño imposible


Retomar mis sueños olvidados


Así comenzó la segunda oportunidad en mi vida: después de una intervención de tobillo por artritis, retomé mi actividad deportiva. A las 48 horas de la operación y, una vez superados todos mis miedos, era capaz de andar ya sin muletas. Me di cuenta de la labor tan importante que habían hecho mis traumatólogos. Había conseguido un reto más en mi vida, junto a mi amiga la hemofilia, la cual en algunos momentos me hizo peligrar mi salud, bien por las hemorragias o por caídas.


 Labrar mi propio camino para superar los retos en mi vida


Me considero igual que todos, pero al mismo tiempo diferente. Desde muy pequeño aprendí que la vida no sería fácil en mi caso y que tendría que labrarme mi propio camino. Aún con un tobillo lesionado, ya lograba cimas de más de 2.000 metros de altitud, pero el dolor hacía que tuviera menos ganas de subir a la montaña. Y, de nuevo, después de mi operación, los médicos me dieron otra oportunidad para ser más feliz, retomar mi actividad deportiva. Entrenamientos básicos desde el comienzo hasta llegar a rendir a un nivel muy alto. Siempre recurro a mi experiencia y aprendizaje para poder conseguir cosas increíbles.


 Mi progreso en el entrenamiento (ver en esta tabla)

AÑO/RUTA
ACTIVIDAD

ALTITUD
KM

VALORACIÓN PREPARACIÓN


2015
Bola mundo
Trekking

 2.265 msnm; 7,5 km.

Ruta fácil, terreno estable.

6 horas con muchas paradas.

La inactividad me pasó factura. Mis entrenamientos básicos no fueron suficientes. Mantuve entrenamientos habituales (dos semanales) caminando 7 km. y estiramientos.
Comencé a trabajar tronco superior con pesas durante 15 min. cada dos días. Dieta saludable, incluyendo todos los alimentos.

 

2015
Las Machotas (Madrid)
Trekking


1.466 msnm; 10 km.

Ruta fácil, terreno estable.

7 horas y muchas paradas.


Resultado importante. Mi entrenamiento fue dando resultados. Me mantuve  semanalmente: 2 días andando y otros dos con 15 min. de pesas. Y comencé a trabajar con plataforma vibratoria: 5 min. cada tres días.

 

2015
Peñalara (Madrid)
Trekking

 

2.428 msmm; 12 km.

Ruta moderada, terreno suelto y pedregoso.

8,5 horas, paradas intermitentes.


Coroné por segunda vez en mi vida el techo de Madrid, volví a soñar. Comencé a plantearme coronar todas las montañas más altas de Madrid.
Aumenté los entrenamientos: suplementarios más bicicleta estática 10 min. diarios. Comencé a limitar las grasas en comidas.

 

Un año de reencuentro asombroso. Con entrenamientos básicos y aumentando poco a poco el nivel físico, logré con tiempo coronar la montaña más alta de Madrid. Mi psicología empezaba a ser más poderosa.

 

No rendirse jamás y preparación física y mental


 En 2016 comencé a trabajar la unión físico–mental, apoyándome en los consejos de mi padre para no rendirme jamás. Para mi gran sueño final es necesario cuidarme al máximo y conseguir recuperarme después de un ejercicio duro.

Como consejo, después de practicar deporte, yo empleo lo que me enseñaron desde pequeño los traumatólogos, la relajación de la musculación con agua fría y hielo, descansos adecuados y trabajar levemente las articulaciones después de que se relajen para que sigan activas.

Este método me proporciona resistencia y muchos menos dolores musculares. Mi deporte de alto riesgo me hace estar alerta constantemente y debo saber protegerme utilizando calentadores, tobilleras si son necesarias, ropa adecuada y botas resistentes para proteger mi tobillo y, por supuesto, una dosis de mi factor por si es algo muy grave.

 


Es posible vivir más allá de la hemofilia. 

        Haz click aquí para leer más sobre cómo es vivir con hemofilia en las diferentes etapas de la vida.

Liberator José Antonio

José Antonio.

 

Conoce a José Antonio
Edad: 43
País: España
Hemofilia A
Reto: Subir el pico más alto de la Península Ibérica

Me llamo José Antonio y nací en la ciudad de Alicante (España). A los siete meses de edad, mi familia se trasladó a Madrid por mi enfermedad, la hemofilia, para estar más cerca de mi hospital de referencia, donde tratan mi patología desde entonces.

Desde pequeño fui un niño muy feliz, jugaba y corría igual que los demás niños, asumiendo quizás mi propio riesgo. Lo que aprendí en mi niñez, me ha ayudado sin duda a tener éxito después. El lema de vida, el que me ha hecho conseguir cosas imposibles, siempre ha sido “mi miedo es mi aliado y mi valentía es mi poder“.

Hoy en día soy dueño de una vida complicada, pero a base de actitud y perseverancia he logrado mi sueño: escribir un libro sobre mi vida. Mi gran reto es subir el pico más alto de la Península Ibérica, el Mulhacén, situado a 3.478 metros de altura, y ofrecerle a mi papá un ejemplar de mi libro mirando al cielo, ya que desde allí él me protege.

BLOG POST

Un sueño imposible


Retomar mis sueños olvidados


Así comenzó la segunda oportunidad en mi vida: después de una intervención de tobillo por artritis, retomé mi actividad deportiva. A las 48 horas de la operación y, una vez superados todos mis miedos, era capaz de andar ya sin muletas. Me di cuenta de la labor tan importante que habían hecho mis traumatólogos. Había conseguido un reto más en mi vida, junto a mi amiga la hemofilia, la cual en algunos momentos me hizo peligrar mi salud, bien por las hemorragias o por caídas.


 Labrar mi propio camino para superar los retos en mi vida


Me considero igual que todos, pero al mismo tiempo diferente. Desde muy pequeño aprendí que la vida no sería fácil en mi caso y que tendría que labrarme mi propio camino. Aún con un tobillo lesionado, ya lograba cimas de más de 2.000 metros de altitud, pero el dolor hacía que tuviera menos ganas de subir a la montaña. Y, de nuevo, después de mi operación, los médicos me dieron otra oportunidad para ser más feliz, retomar mi actividad deportiva. Entrenamientos básicos desde el comienzo hasta llegar a rendir a un nivel muy alto. Siempre recurro a mi experiencia y aprendizaje para poder conseguir cosas increíbles.


 Mi progreso en el entrenamiento (ver en esta tabla)

AÑO/RUTA
ACTIVIDAD

ALTITUD
KM

VALORACIÓN PREPARACIÓN


2015
Bola mundo
Trekking

 2.265 msnm; 7,5 km.

Ruta fácil, terreno estable.

6 horas con muchas paradas.

La inactividad me pasó factura. Mis entrenamientos básicos no fueron suficientes. Mantuve entrenamientos habituales (dos semanales) caminando 7 km. y estiramientos.
Comencé a trabajar tronco superior con pesas durante 15 min. cada dos días. Dieta saludable, incluyendo todos los alimentos.

 

2015
Las Machotas (Madrid)
Trekking


1.466 msnm; 10 km.

Ruta fácil, terreno estable.

7 horas y muchas paradas.


Resultado importante. Mi entrenamiento fue dando resultados. Me mantuve  semanalmente: 2 días andando y otros dos con 15 min. de pesas. Y comencé a trabajar con plataforma vibratoria: 5 min. cada tres días.

 

2015
Peñalara (Madrid)
Trekking

 

2.428 msmm; 12 km.

Ruta moderada, terreno suelto y pedregoso.

8,5 horas, paradas intermitentes.


Coroné por segunda vez en mi vida el techo de Madrid, volví a soñar. Comencé a plantearme coronar todas las montañas más altas de Madrid.
Aumenté los entrenamientos: suplementarios más bicicleta estática 10 min. diarios. Comencé a limitar las grasas en comidas.

 

Un año de reencuentro asombroso. Con entrenamientos básicos y aumentando poco a poco el nivel físico, logré con tiempo coronar la montaña más alta de Madrid. Mi psicología empezaba a ser más poderosa.

 

No rendirse jamás y preparación física y mental


 En 2016 comencé a trabajar la unión físico–mental, apoyándome en los consejos de mi padre para no rendirme jamás. Para mi gran sueño final es necesario cuidarme al máximo y conseguir recuperarme después de un ejercicio duro.

Como consejo, después de practicar deporte, yo empleo lo que me enseñaron desde pequeño los traumatólogos, la relajación de la musculación con agua fría y hielo, descansos adecuados y trabajar levemente las articulaciones después de que se relajen para que sigan activas.

Este método me proporciona resistencia y muchos menos dolores musculares. Mi deporte de alto riesgo me hace estar alerta constantemente y debo saber protegerme utilizando calentadores, tobilleras si son necesarias, ropa adecuada y botas resistentes para proteger mi tobillo y, por supuesto, una dosis de mi factor por si es algo muy grave.

 


Es posible vivir más allá de la hemofilia. 

        Haz click aquí para leer más sobre cómo es vivir con hemofilia en las diferentes etapas de la vida.